No quiero ir a la escuela

Después de la muerte de su mujer y de un difícil periplo personal y profesional que lo lleva de Amsterdam a la Catalunya Central y de las calles de la Barcelona bohemia a la prisión de Ibiza, Frank ha de hacer frente a una última prueba: su hijo no quiere ir a la escuela.

Tomando esta línea argumental como base, el autor nos lleva de la mano por un recorrido íntimo y cercano del mundo de la educación alternativa, ofreciendonos una visión cercana y cálida de la realidad de las escuelas libres y de la educación en familia actual en nuestro país.

Un libro imprescindible para conocer de primera mano el día a día de un movimiento educativo cada vez más presente y consolidado en nuestra sociedad.

portada-nqiale-mini
 




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *