La felicidad, quizás la asignatura más difícil (I)

Sufrir hoy para ser feliz mañana

La felicidad. Una asignatura para la que no valen chuletas, ni empolladas de última hora, ni copiar del compañero. Una asignatura que no responde al viejo esquema de ‘estudia para el examen, y olvídate después’. Una asignatura, además, con un alto índice de fracaso, si nos fijamos en las abultadas cuentas de resultados de los fabricantes de antidepresivos y ansiolíticos.

Una asignatura que, quizás por descuido, quizás por algún tipo de confusión, no estamos enseñando bien. Obviamente, está en nuestra intención de padres y profesores proporcionar a hijos y alumnos las herramientas para su propio bienestar, para su felicidad. Pero ese bienestar, esa felicidad, lo ubicamos en algún punto indeterminado de su futuro, cuando hayan conseguido ciertos títulos, cuando hayan alcanzado un buen puesto de trabajo, cuando dispongan de dinero suficiente para comprar todo aquello que puedan desear. Parece que nuestro mensaje es ‘sólo entonces, cuando tengas un título, trabajo y dinero, podrás ser feliz’. Mientras tanto, toca esforzarse, sufrir, trabajar duro, aunque no nos guste.

Pero la felicidad es un aprendizaje más, y sabemos que el mejor maestro es siempre la práctica. A ser feliz se aprende practicando, siendo feliz. Hoy, no mañana, ni en algún momento futuro. Porque si no practicamos la felicidad ahora, practicaremos y aprenderemos lo contrario, la infelicidad, el malestar. Y entonces, es posible que no sepamos ser felices cuando llegue nuestra oportunidad.

Dedicarnos a aquello con lo que disfrutamos, y disfrutar de aquello a lo que nos dedicamos. Éste es el currículum básico de la asignatura de la felicidad, y la clave para superarla ‘cum laude’. Y podemos, y debemos transmitir este principio a nuestros hijos y alumnos. Y también podemos, y quizás deberíamos, enseñarles con el ejemplo.

4 pensamientos en “La felicidad, quizás la asignatura más difícil (I)”

  1. Que verdad hay en esta reflexión.

    Bertrand Russell en su ensayo “La educación para un mundo difícil” escribía lo siguiente:
    “… aunque la habilidad científica es necesaria, no es suficiente. La sabiduría, así entendida, nos capacita para conocer los medios que han de llevarnos a cualquier fin elegido, pero no nos ayuda a decidir que finalidades hemos de elegir. Esta sabiduría no puede enseñar a tener paciencia, empatía o felicidad…”

  2. Seamos Felices ahora, no esperemos a mañana!.
    La Felicidad, igual que otras muchas cosas, es una cuestión de decisión que está al alcance de todo el Mundo. Si queremos ser felices, lo primero que debemos hacer es decidir ser felices!. Cómo? Intentando hacer coincidir lo que pensamos, con lo que hacemos y con lo que decimos. Esta fusión da lugar a lo que somos, a nuestra realidad, y a lo que perciben los demás sobre nosotros.
    Sé siempre fiel a tí mismo y a tus valores antes de tomar una decisión, sea de la clase que sea. Y si alguna vez dudas…., guíate por lo que te dicte el corazón.

  3. Por suerte la ciencia también se ocupa de este ámbito, y gracias a ello podemos dar respuesta a muchas de nuestras preguntas sobre la Felicidad, es por ello que este mes he publicado un ebook titulado “Psicología de la Felicidad: ahora el camino al alcance de todos”, que se puede adquirir en Amazon por 0,99€ (en Amazon España es gratuito):
    https://www.amazon.es/dp/B06XR27K4S
    Espero que los últimos descubrimientos científicos arrojen luz sobre este tema
    Saludos

  4. El conocerse asi mismo….tambien ayuda a poder tener esa felicidad tan deseada. Si nos creemos “los reyes del mundo”…pues va a ser que no lograremos esta buscada felicidad, que no es aquello tan anhelado…..sino que se convierte en una utopia inalcanzable.
    Vive la vida disfrutando de cada momento, de cada cosa buena, que las hay, de la gente de nuestro alrededor en que, si nos vamos fijando, veremos que hay mucha y con una alta calidad, y de todas ellas podemos aprender, ayudar y que nos ayuden.
    El sol sale cada dia..hay que estar al quite para verlo, con buena disposición y ánimo para verlo.

Deja un comentario