Un tesoro en nuestras aulas

Los peques llevan en sus manos, cuando entran por primera vez en nuestras clases, un pequeño-gran tesoro. Un tesoro que nos confían, a sus profesores, igual que se lo confían a sus padres, para que cuidemos, protejamos y alimentemos. Un tesoro para nuestra sociedad. Pero también, y sobre todo, un tesoro, el más valioso y preciado, para ellos.

Un tesoro delicado, esquivo a la vez que generoso. Poderoso y fascinante, pero también frágil y caprichoso.
Y en ocasiones, en muchas ocasiones, en demasiadas ocasiones, este tesoro se estravía. Se pierde. Se traspapela. O peor aún… se confunde con otro, se substituye por un ominoso sucedáneo, y se niega su valor o incluso su propia existencia.
Profesores, padres, escuelas, institutos… Fallamos en nuestro cometido y nos demostramos indignos de la responsabilidad depositada en nuestras manos.

Vivimos en un mundo de abundancia, donde la tecnología y una enorme capacidad productiva satisfacen todas nuestras necesidades con una cada vez menor dedicación por nuestra parte, cargando máquinas, robots y sistemas automatizados con el peso y el esfuerzo principal de nuestra industria. Mundo que es a la vez un mundo de obligada eficiencia, con recursos naturales finitos y crisis medioambiental permanente. En un mundo así, el trabajo humano es cada vez menos necesario, y el tiempo de las personas pasa poco a poco a dedicarse al cuidado de uno mismo, al cuidado de los demás, y también, a la actividad que más propia es a nuestra es pecie: la creación de conocimiento.

Enseñar y aprender. La panacea en una sociedad con un modelo laboral en colapso, en paralelo con el colapso del modelo de crecimiento económico. La educación no contamina (o no contamina mucho), y todos podemos ser alumnos y maestros. Y lo que podemos aprender, crece cada día (a un ritmo de crecimiento exponencial, por cierto). En nuestro contradictorio mundo de abundancia y austeridad, en el que por supuesto no hemos renunciado a ser felices, nos vemos irremisiblemente condenados a aprender durante toda nuestra vida. No sólo por exigencias de la ocupación de turno (sea laboral o no), que nos va a requerir sí o sí una contínua actualicación de nuestros conocimientos, sino por el mero derecho a nuestro propio bienestar, ahora que ya sabemos que la felicidad es un camino y no un estado, y qué mejor camino que el aprendizaje y la creación de conocimiento, uno que podemos recorrer hasta el último día de nuestras vidas.

Pero para crear, hay que amar. Y para crear conocimiento, hay que amar el conocimiento. Pero en nuestras aulas, en nombre del todopoderoso futuro (profesional y económico), asesinamos sin piedad las ganas de aprender de nuestros alumnos. Pan para hoy y hambre para mañana. Confundimos el mapa con el territorio. El conocimiento concreto por el amor a saber. Y privamos irresponsablemente a nuestros alumnos de su mayor tesoro: las enormes ganas de descubrir que tenían cuando por primera vez atravesaron el umbral de nuestra aula.

40 pensamientos en “Un tesoro en nuestras aulas”

  1. Sí, muy bonito el artículo, lástima que el profesorado en España, y concretamente de los profesores de infantil y primaria (que es lo que conozco) no tengan la talla profesional que debería de exigírseles y los padres tengamos que lidiar con las carencias de estos como podemos.

    1. Estimada Paloma,
      En nombre y en representación del grupo 1º C de Grado de Educación Infantil de la Facultad de Educación de Albacete, queremos hacer una reflexión a tus palabras.
      Desde nuestro punto de vista, tus hirientes y agresivas palabras en contra del profesorado de Ed. Infantil y Ed. Primaria no se corresponden con la inmensa realidad de aulas que podemos encontrar a lo largo y ancho de pueblos y ciudades de nuestro país.
      Siguiendo a Ken Robinson, del cual somos fieles seguidores, y relacionando las palabras del profesor Manuel Moles, desde el primer curso universitario en nuestra preparación como futuros profesionales docentes tenemos claro que la creatividad, los intereses, motivaciones, y como no, la propia personalidad de nuestros alumnos serán base fundamental para que puedan adquirir el conocimiento de forma afectiva, creativa, innovadora y acorde con el entorno que rodea a cada uno y con la sociedad del conocimiento y la comunicación que nos ha tocado vivir.
      Somos conscientes, que en las aulas españolas se están poniendo diariamente en juego todos los elementos descritos anteriormente, y que se realizan maravillosas y enriquecedoras experiencias didácticas que ayudarán a formar y a guiar a cientos de miles de niños de cara a su futura participación activa como ciudadanos de nuestra sociedad.
      Esperando, haber dado algo de luz y esperanza a tus desacertadas palabras, recibe un cordial saludo.
      Carlos Galdón.
      Profesor de Dpto. de Pedagogía de la Facultad de Educación de Albacete, en nombre y representación del alumnado de 1º C del Grado de Ed. Infantil.

      1. Estimados todos;
        Primero me presentaré, soy profesora de Universidad de Biología Celular, Fisiología Vegetal, Ingeniería Genética, desde hace 18 años. Nadie me formó pedagógicamente, porque en nuestro sistema eso no se contempla….¿ Como lo hice?. Pues como pude, aprendiendo de compañeros, de los maravillosos alumnos y de mis propios hijos y con cariño y empatía.

        Observo en vuestras contestaciones impotencia, indignación a veces. Estoy de acuerdo en que la familia, es crucial para la educación, fundamentalmente para la educación en valores. Ese es el barro que deben moldear los profesores. Antiguamente los niños aprendían en el cole y los padres no teníamos que ayudar en los deberes. Los profesores particulares eran escasos y solo se usaban cuando había un niño, un poquito torpe…en general con dificultades…Ahora son mucho más frecuentes….
        Respecto enormemente a los profesionales de infantil y primaria!!!. Son lo más preciado para la educación de nuestros hijos.
        LO QUE PIENSO CON INDIGNACION RABIA E IMPOTENCIA ES QUE LA CULPA DE QUE ESTE SISTEMA EDUCATIVO NO FUNCIONE BIEN ,ES DE UN JUEGO POLITICO, QUE CAMBIA LA NORMATIVA MUY FRECUENTEMENTE. HEMOS TENIDO LOGSE, LOE, AHORA LOMCE. PARA LAS PRUEBAS DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD HEMOS TENIDO SELECTIVIDAD, PAU Y AHORA EVAU. SOMOS EL EXPERIMENTO DE QUIEN??????. ESTO ES UN CACHONDEO!. Independientemente de las ideas políticas de cada uno..
        DEBERÍAMOS UNIRNOS PARA BLINDAR LA EDUCACIÓN. NO PODEMOS SABER SI UN SISTEMA FUNCIONA, SI NO PASA UN CIERTO TIEMPO… yo creo que ahora soy mejor profesora que antes porque aprendí de mis errores y sobre todo de impartir la misma asignatura, aunque de distintas maneras, muchos años, no de cambiar continuamente!.
        NO quiero ni imaginarme COMO SE DEBE SENTIR UN PROFESOR DE PRIMARIA CUANDO CADA DOS POR TRES TIENE QUE CAMBIAR SU ORGANIZACIÓN, SU FORMA DE PENSAR, SU FORMA DE ENSEÑAR, PARA CUMPLIR UNA LEY CONSTREÑIDA A UNOS TEMARIOS QUE VIENEN DISEÑADOS POR BOE DEL MINISTERIO Y EN EL QUE LOS PROFESORES TIENEN POQUÍSIMA LIBERTAD PARA CAMBIARLOS . Ellos deberían adaptarlos según su manera, su vocación, su sensatez, para enseñarlos y evidentemente siguiendo sus criterios pedagógicos.

        Me despido con un profundo respecto a los padres, porque lo soy, a los profesores de primaria, porque soy hija de una maravillosa que dirigió un colegio y a los de Universidad porque lo soy.

  2. Yo creo que hay carencias por ambas partes, padres y educadores. Sin embargo, esto se puede trabajar día a día, mejorar día a día. No hay que tirar la toalla y apoyarse mutuamente, padres y profesores. Aunque el sistema educativo en sí sea un despropósito, aún así, los padres y profesores podemos hacer mucho. Y, sobre todo, tener siempre presente la gran responsabilidad que implica y que estamos labrando el futuro de nuestros hijos y alumnos.

  3. En primer lugar les ruego me disculpen por entrar en este foro. Soy docente y ejerzo como catedrático en el Universidad Politécnica de Madrid. Al leer estas líneas ustedes se preguntarán ¿y que pinta éste aquí? Me excuso aduciendo que también tengo formación universitaria pedagógica.
    Dos cuestiones previas: para mi los maestros (permítanme que utilice esta terminología) de pre – escolar y de primaria son, los docentes más importantes en el devenir discente de los alumnos. Ellos son los primeros que modelan a los niños y la figura que estos docentes modelan en ellos va a permanecer toda la vida como base indestructible (luego a esta figura se la irán añadiendo capas, pero la forma original de la misma permanece toda la vida (por esta razón son estos maestros tan importantes y por esta razón les profeso una admiración sin límites).
    En mi opinión (y tengo 45 años de experiencia) la inmensa mayoría de estos maestros (excepciones siempre las hay, claro), además de estar altamente cualificados son my vocacionales.
    ¿Dónde está, en el 90 por 100 de los casos, el problema?
    En mi opinión: en las familias. La familia es la célula clave en todo este desarrollo; la familia es la que tiene la responsabilidad, indelegable, de dar calidad al barro; de formar, a través de: el ejemplo cotidiano, el amor permanente, el tiempo necesario, la dedicación positiva y real al infante (y el maestro, a partir de este formación va moldeando el barro, que tanto mejor será la calidad del mismo cuanta más formación familiar tenga el niño).
    Si el barro no tiene calidad alguna ¿que va a moldear el maestro? Sencillamente no puede (y el maestro, quede claro, no está para dar calidad al barro; no nos confundamos).
    ¿Qué está sucediendo? Muchas cosas; entre ellas (hablando siempre en términos generales; excepciones hay muchas): padre y madre trabajan; tienen poco tiempo para los hijos (falta cantidad); están estresados (tiene poca paciencia – falta calidad; ahi está la TV , los video juegos, el personal de servicio, etc.. etc.); en muchos casos, estos padres, están sobre – pasados por las obligaciones que comporta la educación de un hijo (entre otras cuestiones porque nom están adecuadamente preparados para serlo).
    Y aquí empieza el bucle problemático. el maestro no puede sustituir la labor familiar (que es absolutamente clave); su cometido es muy otro.
    Y cuando un maestro tiene que intentar trabajar con un barro de mala calidad….no hay vocación que lo resista, ni esfuerzo que se vea adecuadamente compensado y aquí sigue el bucle que, finalmente nos llega a la Universidad).
    Esta es mi opinión.

  4. En tiempos de cambios profundos sociales, es fácil echar la culpa a los demás, pero los niños, jóvenes nos están pidiendo que tanto maestros-as, padres y madres estemos presentes en el aula, en casa y cada uno asuma la responsabilidad que le toca para ellos poder asumir su responsabilidad en las tareas.
    Aún estamos a tiempo de comenzar a confiar, a tomar lo que cada uno ofrece en el aula desde ese espíritu de asombrarse en lo que aporta cada uno, potenciando lo singular de cada uno y agradecer los desafios que nos trae cada día para evolucionar.
    Si como padres, madres no agradecemos lo que cada profesional de la educación enseña a nuestros hijos, es dificil que esos alumnos puedan tomar de ellos.
    Si cada maestro-a no valida a las familias de sus alumnos, esos alumnos tampoco aprenderan con ellos.
    Por eso requerimos confiar en que cada cual hace lo mejor que puede y sabe y dejar de juzgar y responsabilizarnos de lo que toca a cada uno.

  5. Hay una parte que abdicó de su responsabilidad hace ya largo tiempo. Salvo honrosas excepciones, ha dejado de existir la educación en la familia: el saludo, las buenas formas, la solidaridad, el esfuerzo, el trabajo, la ayuda mutua, la higiene, la corrección… son palabras irrelevantes donde sólo existe el menosprecio a la tarea del maestro, el deseo de ampliar más y más el horario y el calendario lectivo a fin de tener bien poco a la progenie en casa, la nula comunicación y transmisión de valores… ¿Cómo vamos a solventar el bulling si sólo se reciben, desde cualquier medio, mensajes que empujan a la violencia y a destacar y aplastar a los demás y nadie los compensa en el hogar enseñando civismo y consideración con los otros?
    Hoy en día la escuela ha de servir para todo: educación, prevención de conductas, seguridad vial, hábitos culinarios correctos, impartir clase en dos o tres idiomas, favorecer intercambios internacionales, fomentar el deporte, crear buenos hábitos sanitarios… y siempre que habla algún politicastro, nos dice que habría que que crear una asignatura sobre.. ( y así de paso conseguiremos que estén 10 horas diarias once meses al año en el cole nuestros (?) hijos.
    Pues no; en la escuela se enseña lengua, matemáticas, geografía, historia… y se REFUERZA la educación que se debía dar en casa: amistad, colaboración, trabajo en equipo, todos los valores que LA FAMILIA ha de transmitir a la descendencia para asegurar la continuidad de la sociedad.
    Y no hablo de familias con problemas porque entonces necesitaría…
    Para acabar; también nosotros tenemos nuestra parte de culpa. Hemos dejado e incluso llamado compañeros que un buen número de sinvergüenzas, vagos sin vocación y sin ganas de educar hayan cobrado por ejercer(?) de maestros. No nos hemos enfrentado a ellos y, además, la tarea de los sindicatos con ellos siempre ha sido protegerlos. Han sido la chispa que prendió en nuestro desprestigio social y falta de respeto generalizado hacia la profesión más bella.
    Sólo tengo 42 años de experiencia docente, habiendo recorrido todas las etapas educativas, desde párvulos a la Universidad, pero aún me indigno cuando veo cuánto talento, ilusión y posibilidades se han perdido desde los 70. UNa generación arruinada

  6. Tras escribir el anterior comentario, en las noticias de todas las cadenas de TV y en toda la prensa escrita o por Internet, la gran noticia era la pelea multitudinaria de los padres de dos equipos de fútbol de críos, que se añadía a otras producidas hace escaso tiempo. Qué triste demostración de lo que he reseñado antes

  7. No puedo estar más de acuerdo con el autor, y mi comentario se refiere a la escuela concertadada y hacia el sistema educativo en general y no al profesorado en concreto. Ese sistema educativo al que le importa más el resultado que el proceso y por ello corre a toda velocidad para conseguir que el centro obtenga resultados, objetivos , que deben vender para conseguir más alumnos y beneficios.

  8. Excelente post y muy enriquecedores comentarios, de los cuales podemos sacar muchas cosas positivas y que pueden construir para la mejora de la educación y el modelo educativo.
    Los padres somos los principales educadores, y como tal nos corresponde la labor de conocer muy bien a nuestros hijos para ayudarles a que se conozcan realmente como son, para que se acepten, se quieran y se puedan gobernar. Esto es realmente educar y para ello los padres tenemos que aprender a educar como aprendemos nuestra profesión. ¿Dedicamos a aprender a educar el tiempo suficiente para que la empresa más importante que tenemos entre manos sea la mejor?
    Los docentes deben colaborar con la educación de los hijos haciendo un equipo con los padres y los alumnos. Y para ello, no pueden dar “café con leche” para todos sus alumnos, porque todos son diferentes. No se trata de doy la clase y los alumnos se adaptan, se trata de realizar un cambio real y que los alumnos sean los protagonistas del aprendizaje, haciendo para aprender. Y para ello, los profesores deben de cambiar el modo de plantear las clases. Me consta que muchos docentes están haciendo un gran esfuerzo en formarse y realizan cambios en las aulas, con el proyecto educativo del centro o ellos en sus aulas, pero no es suficiente, porque hay muchos más que no lo hacen y están acomodados en “sus sillones” y encima frenan a los emprendedores.
    TODOS debemos implicarnos en la educación, cada uno en su responsabilidad y hacer un GRAN equipo para sumar

  9. Soy maestra de educación primaria, y me ha encantado el artículo, creo que lleva mucha razón y en nuestro ajetreado trabajo tenemos la responsabilidad de parar de vez en cuando, respirar y reflexionar. Cada X tiempo conviene un “reset”.
    Quisiera añadir que me duelen (y me ofenden) las palabras de Paloma, ya que aun sin conocerla, me recuerdan a aquellos padres y madres que, en las puertas del colegio, nos dan instrucciones (véase órdenes en algunas ocasiones) a los maestros sobre como llevar a cabo nuestro trabajo. ¿Cómo hemos ñlegado hasta aquí? No lo sé, pero algo falla en una sociedad en la que los maestros son menospreciados y juzgados a la ligera. Por otra parte, no sólo me duelen las palabras de Paloma, todo hay que decirlo. Me duele leer este sin cesar de acusaciones “la culpa es de los maestros” “la culpa es de las familias”… Hay maestros y maestros y familias y familias, de todo en todas partes, ni blanco ni negro, ni culpables ni inocentes (pero sí víctimas: los niños).
    Lo que está claro es que algo falla, y debemos buscar soluciones y no culpables. Yo creo (y quizás me equivoque) es que algo falla un poco en todas partes. En la sociedad, en la pérdida de respeto, en la pérdida de la libertad de cátedra de los maestros, en la falta de educación, en la pérdida de la capacidad de transmitir a los niños la pasión por descubrir, el asombro de vivir, en una sociedad que todo lo acata a gran escala (véase lo que hacen nuestros políticos) y que ante todo se rebela a pequeña escala (“usted ha sido muy duro con mi hijo, exijo que le pida disculpas”).
    Por favor, seamos todos más constructivos y menos destructivos, y que nuestros hijos puedan ver y admiren de nosotros esta capacidad.

  10. There are certainly loads of details like that to take into consideration. That is a nice point to bring up. I offer the ideas above as common inspiration however clearly there are questions like the one you deliver up the place an important thing can be working in trustworthy good faith. I don?t know if finest practices have emerged around issues like that, however I’m sure that your job is clearly recognized as a fair game. Each girls and boys feel the impression of only a moment’s pleasure, for the remainder of their lives.

  11. Thanks for sharing superb informations. Your web site is so cool. I’m impressed by the details that you’ve on this blog. It reveals how nicely you understand this subject. Bookmarked this web page, will come back for extra articles. You, my friend, ROCK! I found just the information I already searched everywhere and just couldn’t come across. What a great site.

  12. Hello! I know this is kinda off topic however , I’d figured I’d ask. Would you be interested in exchanging links or maybe guest authoring a blog article or vice-versa? My site goes over a lot of the same subjects as yours and I feel we could greatly benefit from each other. If you happen to be interested feel free to send me an email. I look forward to hearing from you! Terrific blog by the way!

  13. Very good blog you have here but I was wanting to know if you knew of any discussion boards that cover the same topics talked about in this article? I’d really like to be a part of online community where I can get feed-back from other experienced people that share the same interest. If you have any recommendations, please let me know. Thanks a lot!

Deja un comentario